Feeds:
Entradas
Comentarios

Ante las recientes declaraciones del Señor Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, a propósito tanto de las relaciones entre Colombia y Venezuela, en particular por la utilización de bases militares colombianas por parte de los Estados Unidos, como de la eventual expansión de su proyecto a Colombia a través del Polo Democrático Alternativo, me permito sintetizar la posición que al respecto he venido desarrollando a lo largo de esta campaña.

1.Respeto crítico al modelo impulsado por el presidente Chávez. Por mis convicciones democráticas y mi irrestricto reconocimiento a la soberanía de los pueblos, he expresado con claridad en varias ocasiones mi respeto al proyecto del Presidente Chávez para su país y mis deseos de que pueda lograr las metas sociales que se ha propuesto, dentro del orden constitucional. Con igual claridad he manifestado mi desacuerdo con la reelección no sólo en Colombia sino también en otros países, en particular cuando se trata de democracias todavía inmaduras – como es el caso de nuestra región – que requieren más del fortalecimiento institucional que de la presencia de líderes que fácilmente pueden convertirse en caudillos. Tanto para Colombia como para todos los países he considerado siempre mejor, para el trámite de las diferencias y los problemas, las vías democráticas y diplomáticas que los discursos desafiantes o la riesgosa utilización de los medios masivos de comunicación.

2.Sobre el impacto regional de la utilización de bases militares colombianas por parte de los Estados Unidos. He señalado persistentemente que la soberanía es para los países lo que la dignidad es para las personas. He rechazado categóricamente, en consecuencia, tanto el contenido – del cual hasta ahora sólo se conoce el núcleo duro – como el procedimiento del acuerdo del Presidente Uribe con el gobierno de los Estados Unidos para el establecimiento de bases militares norteamericanas en al menos siete bases militares colombianas. La finalidad expuesta de contribuir a la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo no justifica una tal cesión de soberanía. Pero, además, la experiencia histórica y el momento político de la región permiten pensar que tal utilización hace parte de una estrategia geopolítica mayor por parte de los Estados Unidos, con plena anuencia del actual gobierno colombiano, y el justificado temor de los países vecinos. Sin compartir algunas de las reacciones y de las expresiones en ocasiones temperamentales del Presidente Chávez, comparto plenamente la preocupación de Venezuela y de los países vecinos por esta decisión del gobierno colombiano y considero pertinente que el tema sea tratado pronto y con claridad en los escenarios idóneos, tales como UNASUR.

3.Sobre las relaciones entre Partidos y proyectos políticos. Si bien es conveniente el establecimiento y mantenimiento de relaciones de colaboración entre Partidos políticos de distintos países que compartan ideologías y proyectos – tal como ya ha sucedido con otros Partidos – dichas relaciones deben partir del pleno respeto a la soberanía de los Estados y a la autonomía de los diferentes Partidos Políticos. No puede aceptarse ningún tipo de intromisión en los asuntos y las dinámicas nacionales por parte de organizaciones políticas de otros países. En consecuencia, defendiendo e impulsando la conveniencia de relaciones respetuosas de colaboración entre Partidos políticos de la región con fundamentos y metas comunes, considero indebido que esto trate de hacerse unilateralmente, con intervención indebida y mediante procedimientos como los ya señalados del discurso público y los medios masivos de comunicación. En concreto, como integrante del Polo Democrático Alternativo, del cual hago parte y cuya presidencia he venido ejerciendo, con la saludable suspensión temporal determinada por las plenas garantías para todos los participantes en la actual consulta del Partido, considero improcedentes las recientes declaraciones del Presidente Chávez en el sentido de vincular a nuestro Partido con su proyecto regional, sin el respeto debido a la autonomía del POLO , sin que hayamos dado la discusión ni llegado a los acuerdos previos esenciales, y mediante estrategias y mecanismos más cercanos a la intromisión y a la conveniencia coyuntural que a un proyecto común y consensuado. Continuaré trabajando decididamente por establecer o mantener relaciones respetuosas con todos los partidos y organizaciones políticas que en cualquier país del mundo compartan las concepciones y objetivos de izquierda democrática que inspiran a mi Partido.

i>Un voto más en la consulta interna del Polo Democrático

Agosto 13 de 2009

Por Diego Isaías Peña Porras*

Hace algunos años conocí a Carlos Gaviria en un escenario que resultaba fascinante para quienes asistíamos allí y que sin duda constituye uno de sus espacios predilectos: el aula de clase. En aquel entonces ocupaba el cargo de Magistrado de la Corte Constitucional y empezaban a conocerse varias de sus controvertidas sentencias y su obsesión por el pensamiento libertario y democrático.

La labor en la Corte Constitucional debió ser para él una experiencia grata que se acomodaba a una larga trayectoria dedicada a la academia. Un profesor mío decía que las Universidades son el lugar propicio para pensar despacio. Un lugar para analizar con tensa calma la realidad. Gaviria pertenecía a ese mundo y se desenvolvía en él, al igual que lo hizo en su labor de juez constitucional, con gran solvencia y, sin duda, con placer.

Muchos de quienes tuvimos la oportunidad de conocerlo en esos espacios pensábamos que el escenario natural al terminar su periodo como magistrado sería la academia y la investigación. Su prestigio era de pleno suficiente como para garantizarle la posibilidad de dedicar el tiempo a aquellas labores de su predilección.

Fue sorpresiva, por decirlo menos, su aparición en el mundo político. La campaña de Luís Eduardo Garzón a la presidencia en el año 2002 daba visos de esperanza sobre el surgimiento de un movimiento político de izquierda democrática desligado de la violencia armada y la aparición de Gaviria apoyándolo firmemente fue una señal extraordinaria en ese panorama. Las posibilidades de triunfo de una tendencia de esa naturaleza eran escasas en el país, como probablemente lo son ahora, pero miles de inconformes con la política tradicional colombiana sentimos alivio al ver que algo distinto empezaba a suceder.

Aún más sorprendente fue el hecho de verlo participar en una campaña al Congreso y posteriormente ejercer el cargo de Senador de la República. Ni la una ni la otra han de ser actividades fáciles de acometer para alguien que ha dedicado su vida a la academia. El enfrentamiento cara a cara con el poder político y con la forma como es ejercido en Colombia no debió ser algo sencillo.

En varias ocasiones Carlos Gaviria ha señalado que su participación en política es un acto de responsabilidad y yo le creo. Reemplazar unas buenas horas de lectura por extensas y agotadoras reuniones, sustituir las aulas de clase por la tarima, soportar en medio de este unanimismo asfixiante ser tachado absurdamente de extremista y auspiciador de la guerrilla, exponer su vida por esos mismos motivos no son poca cosa para alguien que pudo tomar un rumbo totalmente distinto. Creo que, como ningún otro, Gaviria ha enviado una señal a sectores que tradicionalmente desdeñan el ejercicio de la política, en el sentido de que en ocasiones es necesario tomar ese rumbo para contribuir a hacer cambios en el país.

En un país tan conservador como el nuestro no es extraño que un expreso y connotado liberal, defensor a ultranza del Estado Social de Derecho, sea presentado por los medios de comunicación y por algunos sectores políticos -incluidos algunos del mismo Polo- como la expresión más radical de la izquierda. Lo que sí parece sorpresivo en el contexto actual, y que ratifica mis sentimientos de admiración y respecto hacia Carlos Gaviria, es que no haya asumido una actitud vergonzante respecto a su afiliación política con el ánimo de conectarse con los deseos de la amplia mayoría. Me gusta además que haya aceptado su condición de radical, porque en nuestra condición actual quien se comprometa con seriedad con los principios y valores esenciales de nuestra Constitución, no podría ser calificado de otra forma.

Gustavo Petro es sin duda un hombre valiente e inteligente que ha dejado ver su capacidad para entender los problemas del país y sus posibles salidas. En cierto sentido es una fortuna que los quíntuples, hoy cuádruples o triples, no lo hayan acogido. De una parte, porque dejaron ver que el “centro” no admite posiciones claramente disímiles al rumbo que ha tomado el país principalmente a partir del gobierno del presidente Uribe, y por otra, porque con tal decisión lograron, sin proponérselo, que la consulta interna del Polo fuera mucho más interesante al contar con el talante de estos dos precandidatos.

Infortunadamente, Petro no es claro frente a su compromiso con la construcción de un movimiento de izquierda fuerte como el que requiere la democracia colombiana. Su indiferencia frente al futuro que pueda llegar a tener el Polo, que con todo y sus problemas internos sigue siendo el referente más claro en el transito para lograr aquel propósito, plantea un camino de incertidumbre que compromete el esfuerzo de estos años de muchos sectores que anhelan una sociedad más equitativa y que han visto en esta iniciativa una luz de esperanza. Por momentos, además, pareciera que su pragmatismo personalista dominara su actuar, situación que sin duda no suma en su perfil y desentona en un contexto en el cual fatigan los estilos caudillistas.

Gaviria ha creído en la unidad de la izquierda como alternativa democrática viable para el país, ha sido consecuente con eso y ha hecho aportes importantes al efecto. No sé si podrá llegar a ocupar la primera magistratura, pero si llegara hacerlo, sin duda es de los únicos que tendría el carácter y la voluntad para adelantar las profundas reformas que se requieren para enderezar el triste rumbo que lleva el país.

Cerca de 600 personas acudieron al Estadio de Ciénaga -Magdalena para aclamar al precandidato a la presidencia por el Polo Democràtico Alternativo Carlos Gaviria. Al ritmo de la Cumbia Cienaguera, dirigentes regionales y nacionales del Polo acompañaron a Gaviria en este acto. “Tenemos una bancada parlamentaria fuerte y valerosa” dijo Carlos Gaviria a los cienguenses. “Pero no es suficiente. Hay que aumentar el nùmero de congresistas del partido, comprometidos con la construcciòn de una sociedad equitativa, justa, decente”.

Las localidades de Teusaquillo, Usme y Sumapaz en la agenda del fin de semana

Ciénaga, Santa Marta, Barranquilla y Cartagena completan la gira de Gaviria a un mes de la consulta interna del Polo Democrático.

Bogotá D.C., 25 de agosto. La gira nacional de Carlos Gaviria Díaz de cara a la consulta abierta del Polo Democrático continúa esta semana por el Caribe colombiano. El maestro Gaviria visitará Ciénaga, Santa Marta, Barranquilla y Cartagena.

El primer acto político de esta semana se realizará en el Coliseo Cubierto de Ciénaga, el miércoles a las 10 de la mañana. Posteriormente se trasladará a la capital del Magdalena donde ofrecerá una rueda de prensa en el Hotel Casa Grande a las 12 m. En la tarde (3:15 pm) dictará una conferencia ante estudiantes de la Universidad de Magdalena sobre el papel del Estado en momentos de crisis. Su visita a esta ciudad culminará con un acto político en el Club del Seguro Social a las 5 de la tarde.

Entre los dirigentes del Magdalena que respaldan a Gaviria se destacan la diputada Carlina Sánchez Marmolejo y el concejal de Santa Marta, Antonio Peralta.

El jueves la agenda se traslada a la capital del Atlántico. En Barranquilla ofrecerá una rueda de prensa en el tradicional Hotel El Prado a las 10 de la mañana. Posteriormente Gaviria visitará la Universidad del Atlántico. Gaviria se reunirá en la tarde con empleados de la rama judicial en el Palacio de Justicia y desde las 5 de la tarde presidirá un acto político en el Paraninfo del Colegio Americano.

El periplo por la Costa Caribe termina el viernes en La Heroica. A las 9 de la mañana el Comité Departamental de Bolívar está convocando un desayuno con periodistas en el restaurante La Tinaja en la ciudad amurallada. A las 5 y 30 en la Plaza de la Paz se celebrará un acto político.

El fin de semana la onda amarilla que acompaña a Gaviria llegará a las localidades de Teusaquillo, Usme y Sumapaz. En Teusaquillo el evento tendrá lugar desde las 3 pm en la Universidad Cooperativa, ubicada en Avenida Caracas con calle 37. El domingo en el salón comunal del barrio Chicó Sur el maestro les presentará sus 12 Propuestas para Un País Decente a los habitantes de Usme y Sumapaz. El acto está convocado a las 10 de la mañana.

http://www.wradio.com.co/nota.aspx?id=866174

El presidente del Polo Democrático Alternativo, Jaime Dussán, dijo a La W que este partido representa a la izquierda democrática colombiana y no a Hugo Chávez.

El pronunciamiento fue hecho a raíz de las declaraciones del presidente Hugo Chávez en el sentido de buscar respaldos en Colombia para la de sus políticas bolivarianas revolucionarias.

“Nosotros no somos la expresión del presidente Chávez en Colombia. El presidente Chávez tiene la capacidad de defenderse solo”.

Indicó que el único acercamiento que han tenido como partido se limitan a una reunión que hace un par de semanas originó el retorno del embajador de Venezuela a Colombia y otras acciones encaminadas a restablecer las relaciones entre los dos países.

Dussán dejó en claro que a pesar de que existan puntos comunes en el ideario del Polo Democrático y Hugo Chávez, no quiere decir que sean una expansión de sus ideas en Colombia y se declaró esperanzado en que la confrontación que existe entre Chávez y Uribe pueda ser solucionado en la próxima cumbre de Unasur.

“El Polo Democrático Alternativo no hace parte del movimiento del señor presidente Chávez, ni el movimiento del señor presidente Chávez tiene presencia en el Polo Democrático”.

No descartó que sea su aliado, porque entre los dos partidos socialistas existen relaciones institucionales como las que se han creado con otros partidos de la izquierda internacional. Sin embargo, este tipo de acuerdos no significan una intervención.

El presidente del Polo Democrático Alternativo negó que en la última reunión que tuvieron con el mandatario de Venezuela se haya dialogado sobre la posibilidad de expandir el pensamiento bolivariano.

Agregó que van a continuar adelantando las acciones que permitan reanudar las relaciones entre ambos países en materia comercial.

* El precandidato del Polo recibió la adhesión del concejal Fernando Rojas y la Federación Nacional de Vivienda Popular (Fenavip)

* A un mes de la consulta del Polo, Gaviria ha visitado 13 ciudades y 10 localidades de Bogotá

“Tenemos que estar unidos para dar al traste con este régimen oprobioso” dijo Carlos Gaviria hoy en Venecia, sur de Bogotá, donde completó la mitad de su recorrido por las localidades de la capital.

“Tenemos que derrotarlo en las urnas para recuperar el Estado de Derecho que el presidente Uribe ha reemplazado por un Estado de hecho”´, comentó en referencia al ilegitimo proceso de aprobación del referendo en el Congreso de la República.

“Descartamos por principios y por pragmatismo la lucha armada. No hay sino una vía eficaz y legítima para acceder al poder y transformar la sociedad: la fuerza popular y lo vamos a demostrar el próximo 27 de septiembre cuando ganemos la consulta”, repitió el precandidato del Polo durante los diversos actos que presidió este fin de semana.

“Descartamos por principios y por pragmatismo la lucha armada. No hay sino una vía eficaz y legítima para acceder al poder y transformar la sociedad: la fuerza popular y lo vamos a demostrar el próximo 27 de septiembre cuando ganemos la consulta”, repitió el precandidato del Polo durante los diversos actos que presidió este fin de semana.

Gaviria visitó el viernes Boyacá y recibió el respaldo de empresarios, campesinos, estudiantes y la comunidad LGBT en Tunja y Villa de Leyva. En la capital boyacense el precandidato fue informado de que en consultivo extraordinari, el sector de Unidad Democrática, que lidera el senador Luis Carlos Avellaneda, decidió por unanimidad apoyarlo en su búsqueda de la candidatura única del Polo a la presidencia de la República.

El sábado en Bogotá el concejal Fernando Rojas y la Federación Nacional de Vivienda Popular (Fenavip), que orienta el dirigente Germán Ávila, anunciaron su adhesión a la precandidatura de Gaviria. En un acto multitudinario, el cabildante expresó que su apoyo a Gaviria es por su fidelidad al ideario de unidad del Polo. “Bogotá ya ha visto la mano del Polo. Hemos destinado los recursos públicos prioritariamente a salud y educación. Eso mismo queremos hacer con el maestro Gaviria en el plano nacional”, señaló Rojas. En el acto también participaron los ediles Ernesto Orozco, Stella Velandia, William Moreno, Nelson Velasco y Ricardo Zambrano.

El Maestro Gaviria visitó también la Feria del Libro donde participó de un acto cultural con los escritores Juan Manuel Roca, Jorge Mario Múnera, y Zerger Hay Harb, entre otros. En el evento el candidato recordó el legado del sociólogo Orlando Fals Borda, a un año de su fallecimiento.

La agenda del fin de semana incluyó también un evento político en la localidad de Chapinero en el que participaron dirigentes del Polo como Jorge Enrique Robledo, Germán Navas Talero, Wilson Borja, Jaime Caycedo, Gloria Cuartas, Iván Cepeda, Carlos Lozano, Bruno Díaz y Lazaro Vivero, entre otros.

Esta semana el candidato visitará Barranquilla, Santa Marta y Cartagena.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.